martes, 2 de junio de 2009

Haciendo amigos mediante fotos eróticas en las redes sociales

Enviar por celular y subir a internet fotos personales de desnudos es una práctica para tener más “amigos” en las redes sociales

La fotografía de Martha circula profusamente en la red. Justo para eso se la envió a Kapo0. Sabía que necesitaba una imagen atrevida para que éste decidiera subirla a su metroflog, de modo que se descubrió el torso, garabateó con lápiz labial sobre su pecho unos corazones y la palabra "Kapo0", y frente al espejo se hizo con su celular aquel autorretrato (o zing) hoy tan exitoso.

Esta forma virtual de relación entre adolescentes y jóvenes se llama sexting. Fenómeno relativamente nuevo, consiste en hacerse fotografías o videos con teléfono celular o cámara, semi o totalmente desnudos/as, en poses atrayentes, para enviarlas (o efear) por mensaje de texto o correo electrónico a contactos personales.

La comunidad flogger -como se denominan los usuarios de las redes sociales- define al zing como un recurso para tener popularidad; suele ser una foto propia donde el protagonista aparece con el nombre de usuario, trazado sobre su cuerpo, de quien quiere que la suba a su espacio personal o metroflog.

Los floggers acuñaron, además, el verbo efear, cuyo "profundo e indiscutible significado -precisan en mensajes- es: agrégame a tus favoritos para que alcance la inmortalidad en un flog, lo único que necesitas obligatoriamente es estar ´bien buena/o´ y posar con diminutas ropas, sin que tus padres se enteren. Nada del otro mundo".

El Instituto de la Mujer en España publicó el estudio la Violencia de Género desde el Arte e Internet, en la revista Tecnología de la Información y Comunicación Educativas, en noviembre de 2008, según el cual, en la red se observa el fortalecimiento de estereotipos y la violencia sobre el "cuerpo" virtual que recrea a la mujer. Ésta es una nueva forma de dar rienda suelta a las respuestas que genera el modelo patriarcal en el que sustentamos valores. Es un modelo que sigue apoyado en una positiva relación del hombre con el sexo y una aún reprochable y pecaminosa relación de la mujer con el mismo, de manera que ésta termina siendo considerada, a veces, como objeto sexual.

Por su parte, el análisis de los sitios Fotolog.com, Sexiflog.com, Metroflog.com y Sexyono.com ha permitido a Islas Carmona reflexionar sobre patrones machistas de los flogger: "Es una conducta del mundo análogo que se está repitiendo en el digital y ha ganado notoriedad y popularidad. Además, se modifica de forma silenciosa la percepción del cuerpo de los propios niños y adolescentes, la imagen que tienen de sí mismos y cómo pueden ser objeto de una calificación positiva el poder exhibirlos con toda la libertad posible".

El hecho de que las jóvenes exhiban sus cuerpos para ser evaluadas por hombres las coloca en una situación de desventaja, se convierten en víctimas grotescas del machismo, concluye.

Veamos, como pequeña muestra de lo anterior, la calificación que Juan emitió de una zing de Patty: "Linda foto, que hermoso cuerpo tienes. Y una carita muy tierna. Te comería a besos. Te dejo mi msn. Te pasas por mi flog?".


Fuente: El Universal

Ejemplo de esta moda.